ARTÍCULOS — DINERO

La envidia te empobrece

¿Realmente te alegras de corazón cuando a un amigo le aumentan el sueldo y gana más dinero que nunca? ¿Te vibra el alma cuando un amigo o amiga tiene éxito en su carrera profesional? ¿Te pones contento/a de verdad?

No hace falta que contestes en voz alta y que compartas tu respuesta con nadie. Entiendo que las respuestas que puedan surgir no siempre sean las más agradables y las que moralmente “deberían ser”. Es por esto que te invito a reflexionar y que de forma muy honesta hagas un trabajo personal de autoobservación sobre este tema.

Si no sientes verdadera alegría por lo que le pasa a la gente de tu entorno eso quiere decir que en tu vida las cosas tampoco te terminan de ir bien. Por lo que he comprobado a lo largo de mis años y por experiencia personal esto es una regla inquebrantable.

La envidia es escasez

La envidia es sinónimo de que en tu interior hay escasez. Ella habla sobre nosotros y sobre los resultados que estamos cosechando en nuestra vida. La envidia nos refleja de que hay algo en nuestra vida que no nos termina de ir bien o que no estamos haciendo lo que realmente queremos hacer.

Sentir envidia nos coloca en una situación de menosprecio hacia nosotros mismos. Yo cuando tengo esa sensación me hago diferentes preguntas que me llevan a contarme verdad. Y este artículo lo pongo en la sección de finanzas porque con el tema del dinero las envidias salen a pasear con una facilidad abrumadora.

En la abundancia no hay espacio para la envidia. En la envidia no hay espacio para la abundancia. Envidiar te empobrece y, entre otras cosas, te aleja del dinero y la felicidad.