¡HOLA!

SOY NACHO MÜHLENBERG

Aquí podría decirte que soy empresario, inversor, formador, autor del libro Dinerograma o dueño de ÉXTASIS, entre otras cosas. 

Pero, aparte de que ya lo he hecho, voy a contarte algo de mi historia. 

Nací en Buenos Aires, Argentina. 

A los 16 años, en febrero del 2003, me mudé junto con mi familia a Barcelona, donde estudié Periodismo en la UAB, Comercio y Marketing e infinidad de cursos, programas y otros másteres relacionados con el autoconocimiento, el dinero y los negocios online.

La curiosidad me llevó a vivir a Bali en el 2010, hacerme director de una escuela de tenis, viajar por todo el sudeste asiático como mochilero, comer cosas que prefiero no recordar, ser atracado a punta de pistola y hasta dormir rodeado de delincuentes una noche.

Durante ese año me sentí como un rey. Desayunaba, comía y cenaba todos los días en restaurantes. Salía todas las noches y apenas pagaba 200€ por una casa que en Barcelona costaría 3.000€.

Incluso la casa con jardín llegó a cansarme y me fui a vivir a un hotel.

Reconozco que me he reído mucho, pero también he sentido el peso de la soledad y la distancia. En demasiadas ocasiones, tuve la sensación de ser una persona de poco provecho sin habilidades ni capacidades especiales.

Volví a Barcelona en el 2011 y comencé a teletrabajar en el 2012. Por aquel entonces era un bicho raro con un ordenador en las cafeterías, pero tenía claro cómo quería vivir: con libertad de agenda y controlando mis movimientos.

Me dedicaba al periodismo, tenía un programa radiofónico semanal en Radio Marca, colaboraba con otros medios de comunicación y escribía para diferentes clientes. Me gustaba, se me daba bien, pero no veía compensación económica. Vivía contando los euros para llegar a final de mes.

Mucho “vive de tu pasión”, pero de un negocio rentable ni hablar.

Años más tarde, me llegó una denuncia por hacer periodismo de investigación sobre un caso turbio en que estaba implicado un tenista de máximo renombre. Fue una jugada de ajedrez en la que me estaban advirtiendo y marcando las líneas que no debía pasar. Lo entendí rápido: era una hormiga luchando contra un elefante y tenía todos los números para perder.

Decidí cambiar de sector radicalmente. Periodismo y dinero no van de la mano salvo para cuatro enchufados. Yo me niego a ser uno de ellos por más ‘maletines’ que me pongan encima de la mesa.

Prefiero seguir mi camino.
Adiós, periodismo.

En el 2016 me fui a vivir a Costa Rica junto a mi pareja. Allí montamos negocios en el sector de la moda. Creamos una marca femenina y en un año y medio la posicionamos en un círculo privilegiado y de alto poder adquisitivo del país. 

Abrimos tiendas, montamos showrooms privados de lujo, participamos en ferias, eventos diplomáticos y vendimos en hoteles, mercaditos y hasta en clubes de hípica.

La verdad es que nos divertimos y aprendimos mucho sobre marca y negocios.

Tuvimos ofertas para escalar la empresa y llevarla a Nicaragua, Colombia, Panamá y Miami. A priori era excitante, pero decidimos mantenernos como estábamos, creciendo de forma controlada.

Las rechazamos todas y seguimos expandiéndonos en el país con nuestras reglas. A día de hoy, la empresa sigue funcionando y vendemos a todo Costa Rica tanto de forma presencial en diferentes puntos de venta como online.

En el 2017, en plena desorientación personal conocí el Eneagrama. Mi hermano sabía que estaba pasando un momento complicado nivel emocional y me mandó un link de un señor chileno hablando sobre el eneatipo siete. “Creo que habla de ti”, me dijo. Evidentemente sentí que era así, ese señor me estaba describiendo. Tanto para lo bueno como para lo malo.

No daba crédito a lo que estaba escuchando.

¿POR QUÉ ESTE HOMBRE QUE NO ME CONOCE ME DEFINE A LA PERFECCIÓN? ¿CÓMO SABE TANTO SOBRE MÍ? ¿POR QUÉ ME GUSTA LO QUE DICE PERO A LA VEZ TAMBIÉN ME DUELE?

Esa noche no dormí. Me quedé pegado al ordenador buscando más información, leyendo libros, viendo vídeos y hurgando en diferentes blogs.

Decidí que iba a formarme, quería descubrir más sobre aquella maravilla. Googleé, si por esas casualidades de la vida, habría algo presencial en Costa Rica, aunque fuera a 300 km de casa o incluso en otro país.

Me daba igual dónde, lo único que quería era aprender más. Pero siendo honestos, lo más normal era que cerca de mi casa, en la montaña verde y llena de lluvia en la que vivía, hubiera cursos del estilo: “Cómo ordeñar una vaca en 7 sencillos pasos”, no de Eneagrama.

Sin embargo, la vida te sorprende y te marca el camino si sabes interpretar bien las señales. Resulta que en un grupo de Facebook de 27 personas anunciaron que, 48 horas más tarde, comenzaba un curso de iniciación al Eneagrama en la parroquia del barrio donde vivía. A 300 metros de mi casa. Los profesores eran una pareja mayor de colombianos que se llamaban María y Jesús. Parece un chiste o una película, pero a veces la realidad supera la ficción.

A la quinta clase, estaba subido al pequeño escenario que tenían contando mi experiencia como eneatipo 7. Mis miedos, deseos, errores, áreas de genialidad, etc. Fue tal el impacto que tuvo en mí esta herramienta que decidí que quería formarme a fondo para poder ayudar a otras personas a que, al igual que yo, también pudieran conocerse bien.

A partir del 2018 empieza mi despegue exponencial a nivel personal y profesional. Decidí dejar Costa Rica y volver a Barcelona. Vivir pura vida está muy bien, pero me quedo con la ciudad condal, caminar por sus baldosas en forma de flor, los edificios de Rambla Catalunya y la energía de la mejor ciudad del mundo.

Profesionalizamos y escalamos nuestro negocio de ropa para llevarlo a distancia y decidí hacer una apuesta fuerte por mi marca personal.

Comencé a compartir en redes sociales mis conocimientos y mi experiencia sobre dinero, negocios, mentalidad y Eneagrama.

Empecé a crecer en seguidores tanto en YouTube como en Instagram.

Realicé tres Másteres diferentes en apenas dos años y comenzaron a llamarme para crear formaciones, hacer conferencias en empresas, impartir talleres y participar en congresos por España y Latinoamérica. 

Además, escribí el libro best seller DINEROGRAMA y creamos, junto a mi socio Enric Sánchez, un podcast llamado NO TIENE NOMBRE. 

Creé una marca personal potente y con autoridad en apenas unos años.

Hice algo muy bien: conectarme con muchísimas personas relevantes e influyentes. Ataqué innumerable oportunidades de negocio, de experiencias y visibilidad gracias a estar con las personas adecuadas.

No he parado de ayudar a otras personas conectándolas con otros profesionales, con mis formaciones y experiencias online y presenciales.

A DÍA DE HOY ME LEVANTO Y ESTOY ENAMORADO DE LA VIDA QUE TENGO.

Amo lo que hago y hago lo que amo. Son frases trilladas y que me dan cierta repelús, pero es la verdad más absoluta. Soy un privilegiado.
Soy el CEO y fundador de ÉXTASIS, que es un club privado de negocios y relaciones donde pequeños emprendedores, empresarios y profesionales juntamos en comunidad para generar contactos de calidad, ganar más dinero, explorar ideas, compartir avances, aumentar nuestra autoridad de marca y escalar nuestra marca personal.

Combinamos el ocio y el disfrute con los negocios.

Nunca me consideré ejemplo de nada, ni tengo todas las respuestas a todo. Tampoco practico hábitos atómicos ni tengo una vida perfecta, pero sí te garantizo que soy un apasionado de la vida que he construido.

Levantarte por las mañanas, decidir qué vas a hacer, cómo y con quién es sinónimo de riqueza. Que otras personas se beneficien de mis contactos, conocimientos y experiencias los apliquen y mejoren su vida en algún aspecto me pone feliz. Es la rueda de la abundancia.

Por cierto, hay cosas que tengo claras desde el principio de mi marca: la transparencia y la honestidad radical son valores primordiales. 

No soy de los que venden humo en mis formaciones, ni tengo la fórmula mágica y perfecta que te permitirá ganar dinero fácil, tener ingresos pasivos de un día para otro y solucionar tu vida o tu negocio en cuestión de minutos.

No creo en nada de esto. Al contrario, huyo de estos gurús que promulgan estos mensajes.

En mi vida son los hechos los que hablan por mí.

Para crear mis normas he tenido que trabajar mucho, investigar, probar, curiosear, bichear, hacer, deshacer, equivocarme…y, sobre todas las cosas, permitir que el tiempo haga su trabajo.

El alto impacto de mis productos o servicios y el valor que entrego son mi sello de identidad. Junto al equipo de profesionales con el que trabajo, generamos mejoras y cambios reales en nuestros clientes.

Este es mi trabajo, esta es mi vida. 

Así es como puedo inspirarte, ayudarte y acompañarte a mejorar tu negocio, tu marca personal, aumentar tus contactos y conocer las personas adecuadas para que puedas crear la vida que realmente te mereces. 

Un abrazo. 

 

Nacho

Aquí puedes trabajar conmigo y mi equipo

ÉXTASIS, club privado

Hay 6 PILARES que me han permitido crecer de forma exponencial

01 Honestidad y claridad. Te guste o no, te diré las cosas como son.

02 Acción. De nada vale lo que aprendes si no implementas.

03 Compromiso y responsabilidad. Somos adultos, nada de chiquilladas.

04 Trabajo y dedicación. Nadie mejora su vida si no se lo curra.

05 Libertad y diversión. No entiendo vivir o trabajar sin divertirme.

06 Humildad para aprender y reconocer mis errores.